Skip to content

Hierbas para soñadores

En sintonía con Remedios contra la sangre negra, se realiza este proyecto en un lugar en específico (Ciudad Juárez) y  la cual conozco relativamente poco. Por ello aunque la relación y la dinámica de trabajo es muy cercana al otro proyecto, lo considero como un proceso aparte. Se realizó una breve investigación de las plantas con uso medicinal de la ciudad. Se visitó en diversas ocasiones el mercado Cuauhtémoc dedicado a la comercialización de estos materiales, para ver, tocar, oler, comprar y preguntar. También se visitaron los departamentos de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez dedicados al estudio de estas plantas, a quienes no dejaré de agradecer el tener la disposición y las puertas abiertas para apoyar el proyecto. Agradecimientos especiales a la Dra. Irma Delia Enríquez, Coordinadora de investigación y posgrado en ICB, en el año 2016.

El proceso de investigación derivó en un herbario al cuál se incluyeron también las plantas que viven alrededor del museo y se investigó su uso y su relación con el museo preguntándoles a los trabajadores del lugar. A manera de bitácora, en el herbario se narran los usos de las plantas herborizadas, tanto las compradas en el mercado, como las recolectadas en el desierto y en el museo.

Como parte de la exhibición del herbario, se instaló un pizarrón con un mapa conceptual que escribí partiendo de las reflexiones que ya venía haciendo con el trabajo anterior de plantas de uso medicinal. Durante la exhibición el pizarrón estuvo a disposición de ser intervenido y completado por el público visitante.

A manera de conclusión artística, realicé un nicho tejido que contenía tres de las plantas que me parecieron más utilizadas y representativas de la ciudad: Gobernadora, Epazote de zorrillo y Salvia. El nicho, con disposición vertical, hace referencia a un nicho que se expone para su contemplación y adoración, una manera de asignar un lugar privilegiado y sagrado a estas plantas. Volverlas como un ente divino, de importancia espiritual.

La exposición se llevó a cabo en la Sala Antecámara de Proyectos, como parte de la programación curatorial de Victoria Vinamaragi, en el Museo de Arte de Ciudad Juárez.

Published inIndividual